estoy harto de españa ya; eso dicen

Llevo varios años escuchando lo mal que está este país, la falsa democracia que hay, y todo tipo de quejas inútiles que pretenden echar la culpa de todo mal a los políticos cuando no es a terceros.
Yo intento hacer caso omiso a todo este conflicto político y social actual y suelo guardarme mi opinión para mi mismo. Soy extranjero y aunque la ley lo permita, no creo que sea correcto quejarme de nada al España haberme aceptado, acogido y abierto las puertas a Europa y todo tipo de oportunidades y experiencias (y a mis padres que decidieron salir de su país natal, Venezuela, por sus hijos). Pero esta mañana vi un video que Podemos publicó en Facebook: hmm OK. Después leí algunos comentarios y ya fue la gota que colmó el vaso: Tengo que quejarme.

Algo va mal. Hasta ahí estoy de acuerdo. De repente se utilizan argumentos sin saber muy bien si son reales o no como por ejemplo que tenemos un sistema político roto, no, completamente roto. Que en España no hay democracia y nos niegan nuestros de derechos. Que nos siguen subiendo los impuestos mientras no aumentan los salarios y hay todo tipo de despilfarros de gasto público mientras la corrupción no cesa.

Para quien dice que en España hay una falsa democracia, la participación electoral española es de las más altas del mundo, por encima de países como EEUU y Reino Unido. Creo que una buena forma de medir la democracia de un país es con la participación electoral. ¿La democracia no es una doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno? Pues bien, la democracia española es por lo menos más real que la mayoría de los países del mundo. Haz click en la imagen para ver el gráfico de participación electoral que te apetezca.
No digo que no hayan problemas, claro que los hay. ¿Cómo definimos la corrupción que hay en España si no como un problema? Que por cierto, tan mal no estamos si nos comparamos con otros países (no es una excusa, la corrupción es inadmisible) ¿Cómo definiríamos la inmensa fuga de cerebros que está ocurriendo como consecuencia de la crisis si no es un problema? Que por cierto, en el 2013 habían 278.157 extranjeros españoles menos en el mundo que en 1990, por lo que claramente la emigración no está peor que nunca (según la base de datos de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas)


¿O cómo definiríamos esa tasa de paro del 22,7% en 2015 (de los cuales un 49,6% son menores de 25 años) si no como un problema? Que por cierto, cada vez desciende más.Si me permiten, creo que el mayor problema de España son los mismos españoles. Otto von Bismarck afirmaba: “Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido”. No voy a decir que tal vez estemos a punto de lograr destruirnos por fin, pero es que ya va siendo hora de dejar de intentar destruirse de una vez.

Perdonadme a priori por las generalizaciones que a continuación voy a hacer, pero es que el español ha preferido siempre quejarse de las cosas antes de dar pasos para mejorarlas.

El sistema político español no está roto. En España se ha puesto de moda estos últimos años que la culpa de todo la tienen los políticos. En el pasado echábamos la culpa a los ingleses y sus leyendas, o a la judeo-masonería y sus conspiraciones, ahora es el turno de los políticos. El problema de echar la culpa a terceros es que se absuelve de cualquier papel al ciudadano de a pie en los problemas de España, y con ello de cualquier necesidad de asumir su parte de responsabilidad y culpa.

Los ejemplos que se dan para argumentar la decadencia del sistema político (la ilegalización de ciertos tipos de protestas, recortes y políticas de austeridad, subida de impuestos…) en realidad no muestran ningún sistema político en declive. Son tan sólo algunos ejemplos de cambios políticos con los que no se están de acuerdo. Que no estés de acuerdo con los cambios políticos que se hagan no te da ningún derecho a extrapolar y asumir que todo el sistema está roto. Si no te gustan estas políticas, vota en contra de ellas: simple.

Si los partidos que proponen las políticas con las que no estás de acuerdo da la casualidad que siguen obteniendo la mayoría de votos en las elecciones, por ende pueden seguir gobernando y seguir implementando estas políticas. Así es como funciona la democracia.

En España hay ciertos grupos de individuos que se han malacostumbrado y que a menudo parece que la palabra Democracia la asocian con Las cosas deben ser según mi forma de pensar. Es de risa.

Otros ponen de ejemplo a la Policía como despilfarro de dinero y que sólo debería haber una. Tenemos varios tipos de cuerpos policiales en España, de los cuales hay tres cuerpos cuerpos más conocidos: la Policía Local, la Policía Nacional y la Guardia Civil (dependientes del Estado). Hay algunas fuerzas dependientes de ciertas CCAA como la Ertzaintza en el País Vasco o los Mossos d’Esquadra en Cataluña. Quizá haya alguna razón por la que no sólo tenemos una.

Quizá la razón de que no haya un único cuerpo sea que cada una de ellas lleva a cabo funciones y tareas muy diferentes e igualmente necesarias y que en su gran mayoría estos cuerpos son servidos por hombres y mujeres honorables, trabajadores y mal pagados. El hecho de que, concretamente la policía antidisturbios, tenga que ser severamente disciplinada y cuya norma tenga que ser elevada a estándares más altos, no implica que las fuerzas de autoridad en su conjunto sean tachadas de obsoletas y menos aún de inútiles o despilfarro.

No hay ninguna nación del primer mundo que sólo tenga una única fuerza de policía en todo el país, o una única que funcione con una significativa mayor eficiencia y menor número de quejas y fallos que sus parecidos españoles.

La brutalidad policial es un problema en muchas naciones del primer mundo, pero hay medidas que pueden y deben ser tomadas y que se pueden presionar (a través de nuestro, insisto, sistema político no-roto) para poder remediar estas brutalidades sin que todos los policías tengan que sufrir o ver su imagen dañada.


Llamada de atención al cuerpo policial: Sois un cuerpo de autoridad (no de poder).
Me viene a la mente La Paradoja de James Hunter. En él cita a Max Weber, que escribió en su libro Sobre la teoría de las ciencias sociales. Explica que el poder es la capacidad de forzar o coaccionar a alguien, para que éste, aunque no lo prefiera, cumpla tu voluntad debido a tu posición o tu fuerza. Es decir, o lo haces o te echo a la calle. O lo hacen o los bombardeamos. O lo haces o te arresto.

Mientras que la autoridad es el arte de conseguir que la gente haga voluntariamente lo que tú quieres debido a tu influencia personal. Un arte es una destreza adquirida, por lo que si queréis ser buenos policías (honrados, dignos de confianza, comprometidos, atentos, y respetados), tenéis que conseguir ser verdaderas autoridades y no meros miembros de un cuerpo al que se la otorgado un poder.


Volviendo al hilo. Hay mejores maneras de eliminar a los políticos de bajo rendimiento que simplemente cruzar los brazos y esperar a que dimitan. Si no te gusta un político, no le votes. Si continúan siendo votados y elegidos de todos modos, entonces tu problema no es con los políticos, sino con el electorado que los permite. Democracia.

Hace poco, para el 24M, VOX hizo un video con el que pretendía denunciar que se está produciendo un atraco fiscal del Estado al ciudadano.
Que conste que el vídeo original, elaborado por @recu_la_cordura, apenas ha cosechado hasta el momento 50.000 visitas en la cuenta oficial de Vox en YouTube y poco más de 7.000 en el canal de su autor. Sin embargo, el vídeo se ha hecho viral en Facebook, con cerca de 4 millones de reproducciones, tras ser compartido por más de 179.000 usuarios. La diferencia entre el video original y el de Facebook es que el vídeo ha sido recortado en su parte final, ocultando así su verdadera autoría.

Los impuestos son esenciales para garantizar una mínima igualdad de oportunidades y seguridad. Es cierto que un país sin impuestos es un país sin oportunidades para todos, sin ayudas del Estado, y sin bienes públicos. La libertad económica no vale de nada si se pierde la igualdad.
Pero también es cierto que el sistema fiscal actual es un atraco al ciudadano, cuyo dinero recaudado se utiliza en cosas que no tiene por qué ser utilizado (como la Administración, recortar el sueldo de políticos, disminuyendo subvenciones a sindicatos y partidos políticos, quitando autonomías y algunas diputaciones…). Si se recorta de donde verdaderamente tenemos que recortar, al final quedaría más dinero para la sanidad pública, paro y pensiones, para la educación y la investigación.

Por otro lado, como causa de todas estas quejas populares sobre los impuestos, también estamos sufriendo las consecuencias de una casi imprevista (y por ende bastante difícil de protegerse de ella) explosión de la burbuja inmobiliaria, y una más amplia crisis financiera global que no es de la culpa de los políticos, o de los banqueros españoles, o de la policía o de ninguno de vuestros chivos expiatorios favoritos. Yo soy de la opinión que toda esta crisis es nuevamente culpa de las mismas personas. Coincido con el catalán, Francesc Torralba. Creo que la sociedad está inmersa en una crisis de valores. Creo que la raíz de la crisis no es económica, sino ética; y por tanto la solución también es ética.

Podríamos igualmente decir que la crisis no radica en ningún tipo de crisis de valores, sino que es mera mala suerte. De todos modos probablemente vamos a salir de esta crisis como un país más fuerte económicamente. No creo que la solución de la situación sea una política de austeridad exclusivamente. Pero no nos queda otra que perseverar.
Hay que recordar que por lo general, las oportunidades son vistas como adversidades, por lo tanto las adversidades pueden ser bendiciones. Las crisis están llenas de oportunidades. Muchos tenemos que darnos cuenta de que si alguien bloquea la puerta, no hay que gastar energía en la confrontación, sino hay que buscar las ventanas. Al fin y al cabo la mejor distracción es el trabajo y el mejor remedio es el optimismo.

Ahora bien, España no es todo problemas. En mi opinión, incluso con la tasa de paro por los aires, los escándalos nacionales continuos y las masas quejicas, España ofrece una calidad de vida inigualable (mencionar que mientras escribo esto tengo a mi derecha una vaso de gazpacho español exquisito), incluso ahora cuando las cosas están mal. Cuando la situación mejore, la calidad de vida será incluso mejor.

Espero haber proporcionado un punto de vista ligeramente distinto si has leído hasta aquí. Las cosas no están tan mal como muchos piensan, y lo que está mal no está mal por las razones que muchos creen que está, por no decir que a partir de ahora las cosas mejorarán.

Advertisements

4 comments

  1. Marilu · June 13, 2015

    Excelente análisis e interpretación de los hechos!

    Liked by 1 person

  2. Constantino De Zabala · June 14, 2015

    Buenísimas tus apreciaciones , bien documentadas y estoy de acuerdo con ellas. C. De Zabala

    Liked by 1 person

  3. Leonardo Gruber · June 14, 2015

    Excelente análisis .Muchas verdades que no son dichas de la realidad española . un abrazo .

    Like

    • Dimitri · June 15, 2015

      Hola Leo! Gracias por leerme! Un abrazo fuerte!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s